Llafranc es una aldea de pescadores que ha crecido lo justo para envolver su pequeña bahía entre rocas con un pequeño paseo marítimo, agradables terrazas, pequeñas casas de veraneo y hoteles de ambiente familiar. Al final de la playa encontramos el puerto, protegido por la Montaña de San Sebastià, de donde salen excursiones de buceo para explorar la costa rocosa y las Islas Formigues.

Subiendo a la montaña hay un mirador junto al faro, uno de los más potentes del Mediterráneo. En la cumbre se encuentra el conjunto monumental de San Sebastià de la Guarda, formado por los restos de un poblado ibérico, latorre medieval de vigía, la capilla de San Sebastià y la antigua hospedería, que hoy ocupa El Far Hotel – Restaurant, asomado a los acantilados a 170m sobre el nivel del mar.

Distancia de Mas de Torrent: 10 km (15 min. en coche).